Páginas

Cuidado al establecer objetivos

Siempre me ha intrigado la obsesión de la sociedad actual, y la mía propia, por establecer objetivos. A nivel financiero, corporativo o personal, nuestra vida podría definirse como un cúmulo de metas cuyo logro determinará si hemos sido exitosos, o por el contrario, hemos fracasado como personas. Más de una vez me he parado a pensar si no nos estaremos excediendo en este ámbito, y hasta que punto el instaurar un conjunto de aspiraciones tan claramente definidas resulta en el efecto deseado.

Según muestra el artículo “Goals Gone Wild: The Systematic Side Effects of Over-Prescribing Goal Setting“, publicado por la Escuela de Negocios de Harvard, establecer objetivos funciona… pero no siempre de la manera que se pretende. Para los que no sepan inglés, o no tengan tiempo de leerse las 18 páginas del ensayo, resumo que la principal idea que éste desarrolla es que debemos ser muy cuidadosos a la hora de definir objetivos, especialmente cuando estos van asociados a algún tipo de premio. Como cabría esperar, la evidencia empírica muestra que las personas somos capaces de hacer lo que sea con tal de obtener la recompensa asociada a dichos objetivos, ya sea un estímulo material (como los bonus de los banqueros) o emocional (como obtener el reconocimiento de una persona).

De este modo, la opinión de estos investigadores es que los efectos beneficiosos del establecimiento de objetivos han sido exagerados en las últimas décadas, y que el daño sistemático causado por la desmesurada potenciación de este sistema ha pasado mayoritariamente inadvertido. Concretamente, los autores señalan entre principales rémoras al hecho de que el individuo deje de prestar atención a cualquier aspecto que no esté incluido en el sistema de objetivos (independientemente de lo importante que pueda resultar); al incremento del comportamiento antiético asociado a la consecución de objetivos a cualquier precio; la distorsión de las preferencias de riesgo, la corrosión de los valores personales o corporativos; y la reducción de la motivación intrínseca.

Su conclusión es la siguiente: “En lugar de ofrecer el establecimiento de objetivos como un tratamiento benigno y sin receta para la motivación, se necesita conceptualizar el establecimiento de objetivos como una medicación potente que requiere una dosis prudente, consideración de posibles efectos secundarios nocivos, y supervisión constante”.

Enfocándonos en el ámbito personal, cuanto más exigentes sean los objetivos que nos pongamos, mayor es la probabilidad de que éstos difieran notablemente de lo que consigamos finalmente. Aunque esto puede motivar a algunas personas a trabajar aún más duro, es bastante más probable que resulte en abatimiento, pérdida de autoestima, y sentimiento general de fracaso. El problema es que los objetivos originales pudieron no haber sido realistas desde un principio, pero la obsesión actual con establecer metas fomenta la creencia simplista de que el mero hecho de erigirlos suscita que tarde o temprano éstos se lleven a cabo. Nada más lejos de la realidad. Convertir algo en objetivo es un proceso puramente mental, un ejercicio teórico que no afecta la probabilidad inicial de éxito.

Establecer objetivos es además un proceso complicado. No sólo pueden resultar quiméricos, sino que también pueden ser demasiado específicos (con lo que te perderás otras oportunidades que hubieran sido interesantes), demasiado arriesgados (convertir algo en un objetivo no lo hace menos aventurado), o simplemente demasiados (por lo que puedes terminar desbordado y no cumplir ninguno). Por supuesto, también hay que tener cuenta el hecho de que los objetivos nos puedan incitar a comportamientos inmorales en el caso de que esta sea la única manera, o la más simple, de alcanzar nuestras metas.

Podría seguir dando vueltas al asunto, pero estoy seguro de que ya habéis entendido la idea. Los objetivos no son intrínsecamente perjudiciales, más bien todo lo contrario. Sin embargo, como casi todo en esta vida, pueden volverse contraproducentes si no se hace un uso adecuado de ellos.

3 comments to Cuidado al establecer objetivos

  • Stf

    Que bueno tio. Creo que hay que imprimir esto y ponerlo sobre el desk de Adam 😉

  • Pastor

    Recientemente me han mandado este artículo según el cuál las recompensas materiales “en efectivo” son muy útiles para dejar de fumar. Como bien dices, todo depende de como se enfoquen los objetivos, y lo realistas que sean.


    Las personas a quienes se les paga para dejar de fumar tienen cerca de tres veces más probabilidades de abandonar el hábito y no volver a tomar un cigarrillo que aquellas a las que no se les da dinero por ello, reveló un estudio.
    Casi 15 por ciento de los participantes del estudio que recibieron dinero como recompensa seguían sin fumar seis meses después de dejar la costumbre frente a 5 por ciento en el grupo que no obtuvo el incentivo en efectivo, encontró una investigación publicada en la edición de esta semana de la revista New England Journal of Medicine. Algunas personas de ambos grupos con el tiempo empezaron a fumar otra vez después que se terminaron las ofertas financieras.
    El tabaquismo es la principal causa de muerte prevenible en Estados Unidos, y mata a cerca de 438.000 personas al año, según el estudio. Lograr que una persona deje de fumar puede ahorrarles a las empresas cerca de US$3.400 al año al aumentar la productividad, disminuir el ausentismo y reducir enfermedades, según estimaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.
    “Los empleadores ya están pagando por el costo del hábito de fumar”, dijo el principal autor del estudio, Kevin Volpp,
    director del Centro para Incentivos de Salud en la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, en una entrevista del 10 de
    febrero. “En vez de pagar las consecuencias, ¿por qué no usar parte de ese dinero para motivar a las personas de modo que no desarrollen enfermedades relacionadas con el tabaquismo enprimer lugar?”
    El cigarrillo puede provocar cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar, dolencias cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cataratas, según los Institutos Nacionales de Salud. Cerca deuno de cada cinco adultos estadounidenses, o 45,3 millones depersonas, fumaron en 2006, según los institutos. La cifra porcentual permaneció constante desde 2004 después de una anterior declinación del hábito que duró siete años, agregan.

    Empleados de GE

    Robert Galvin, director médico en General Electric Co., deFaifield, estado de Connecticut, dijo que la compañía participó en el estudio para contribuir a determinar si los incentivos pueden alentar a la gente a dejar de fumar, lo cual bajaría los costos de atención de la salud. GE gasta cerca de US$50 millones por año en atención sanitaria para fumadores, cifra que no incluye el costo de la productividad perdida, agregó. La compañía, el mayor fabricante de motores para aviones a reacción y dueña de la división de medios de NBC-Universal, emplea a cerca de 152.000 personas en Estados Unidos.
    El estudio incluyó a 878 empleados de GE en Estados Unidos. De ellos, 436 recibieron información sobre programas para dejar de fumar junto con una oferta de incentivos en efectivo y a 442 solo se les dio información sobre los programas, sin el dinero.

    Dinero por dejar de fumar

    Quienes formaban parte del grupo de incentivos financieros recibieron US$100 por completar el programa para dejar de fumar, US$250 por seguir sin hacerlo seis meses después de inscribirse en el estudio y US$400 por su abstinencia después de otros seis meses, confirmada por pruebas de saliva u orina. La investigación estaba destinada a ver cuántas personas seguían sin fumar nueve o 12 meses después de inscribirse en el estudio, dependiendo si en principio habían dejado el hábito a los tres meses o a los seis de comenzar a participar.
    Darles dinero a los fumadores para que abandonen la costumbre les proporciona una recompensa en el presente, en vez de que tengan que esperar para obtener una recompensa futura, como una mejor salud, dijo Volpp.

  • Martin Pz Oca

    Este de los objetivos es un tema interesante. Yo nunca me los había puesto hasta que acudí a un seminario de Aitor Zarate y me demostró que para una buena higiene mental y económica son necesarios. A mi me van bien. Por cierto, veo en elfactork.com que Zarate va a tradear en tiempo real por Internet. Interesante.
    Saludos

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>