Páginas

Debilidad en el precio del petróleo

Cerramos la semana pasada con los mercados de renta variable flojeando en USA (Dow Jones -0.45%) debido a unos datos de empleo y crecimiento peores de lo esperado. Asia ha tenido hoy una sesión tranquila, quizá esperando a ver que nos deparan las reuniones de los 3 principales bancos centrales (Fed, ECB y BoE) esta semana. No se esperan cambios en los tipos de interés, pero como siempre, el diablo estará en los detalles de la presentación. El martes todo el mundo estará esperando a que la Fed de señales sobre la contracción de la economía americana en los próximos meses, mientras que el Jueves, Trichet trasmitirá poco optimismo sobre la economía europea, pero cuidándose de no decir nada que pueda disparar las especulaciones sobre un recorte de tipos en los próximos meses.

El crudo se ha recuperado ligeramente debido al peligro de huracanes en el Golfo de Méjico y a los problemas en Nigeria, y cotiza alrededor de los 125$. A estos niveles, los cortos que abrimos alrededor de los 136$ hace casi 2 meses (ver El Petróleo a precio de oro) ya están dando un buen rendimiento. Como ya indicamos en el mencionado artículo, en el momento en que la gran mayoría de factores determinantes del precio del petróleo dejaran de apuntar en la misma dirección, lo más probable sería una seria corrección. Pues bien, ahora que el dólar está dando señales de fortaleza, y la demanda global flaqueando seriamente, no tenemos otro remedio que mantener esos cortos abiertos pensando en una rotura del nivel de los 120$ próximamente.

En relación a la fortaleza del dólar americano (USD), hemos tomado posiciones contra el dólar australiano, el canadiense y el neocelandés (AUD, CAD y NZD), pues creemos que estas divisas son las que más sufrirán el enfriamiento de precios en el mercado de materias primas. También tenemos una visión pesimista sobre el Euro -es posible que la economía esté más débil de lo que hasta ahora nos han mostrado los datos macro-, y sobre todo, la libra inglesa (GBP). La economía en el Reino Unido está sufriendo un duro revés. Tanto las encuestas, como cualquier simple conversación con el dueño de algún negocio local, confirman una situación cuya verdadera magnitud los datos oficiales están tardando en desvelar.

Dada la coyuntura, seguimos al margen de la renta variable a largo plazo. La primera mitad del 2008 nos ha deparado datos muy negativos desde el consumidor, y en la ausencia de nuevos estímulos fiscales, disminución de la inflación, o incremento de empleo, la cosa no pinta mejor para la segunda mitad. De hecho, no parece haber soluciones en el horizonte hasta por lo menos el 2009.

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>