Páginas

Los bancos alemanes son los grandes beneficiados del rescate español

Los bancos alemanes son sin duda los mayores beneficiarios del rescate bancario español anunciado esta madrugada, gracias al cual se aseguran de que se les reembolsen todos esos prestamos concedidos hasta el 2008 con bastante mas avaricia que criterio.

Los prestamistas del norte canalizaron los ahorros del país hacia la periferia en busca de mayor rentabilidad, mientras que la banca española captaba fondos con voracidad para invertir en el –entonces imparable- boom inmobiliario. De este modo, aun a día de hoy, los bancos españoles deben mas de 40 billones a sus homólogos alemanes.

La potencial quiebra de sus vecinos del sur era una espada de Damocles para las entidades teutonas, pero ahora, gracias al rescate bancario respaldado en un principio por los contribuyentes españoles, se aseguraran evitar cuantiosas pérdidas. De este modo, el plan de rescate español es en práctica un rescate por la puerta trasera para la banca alemana tras años de beneficios y prestamos imprudentes. Que los contribuyentes españoles, afligidos por un tasa de paro superior al 25% y salarios muy por debajo de la media Europea tengan que pagar no solo por los errores de sus propios bancos, pero también por los de los bancos alemanes, es cuando menos un reflejo de lo esperpéntico de la situacion que esta viviendo Europa en estos momentos.

Entre los prestamistas europeos, los de Alemania son, con mucho, los más expuestos a Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia, con préstamos pendientes por valor de 323 billones de euros a finales del año pasado, según datos del Bank of International Settlements (BIS). Desde entonces la cantidad ha cambiado bastante poco, ya que la iliquidez del mercado hace complicado deshacerse de esos préstamos. Exposición de los prestamistas alemanes a los bancos españoles, empresas y gobiernos asciende a 113 billones de euros; mientras que su exposición italiana es de 103 billones de euros.

La exposición total alemana a la periferia Europea total equivale a alrededor de un 4% de los 7,3 trillones de euros en activos en poder de los bancos alemanes y casi una octava parte del PIB anual del país. Tal vez debido al tamaño de dicha exposición, Alemania ha luchado en todo momento contra las pérdidas del sector privado – ya fue inicialmente hostil a que el gobierno griego se declarara en bancarrota.

Los bancos alemanes son los más apalancados en el mundo occidental con un ratio de activos tangibles a capital base de 28 veces, de acuerdo con el reporte anual de estabilidad financiera publicado en abril por el Fondo Monetario Internacional. Este ratio queda muy lejos de las “sólo” 11 veces de los EE.UU. Este es el “sucio secreto” de la banca alemana que los habitantes de la soleada España sabrán sin duda guardar ya que no es algo que aparezca frecuentemente en los principales medios Europeos.

La protección de los bancos alemanes frente a las pérdidas es un ejemplo más en el que los acreedores no son responsables de las consecuencias de sus propias decisiones. Lo cual solo consigue generara perdida de confianza y estancamiento de la economía. En Islandia, en cambio, los acreedores se vieron obligados a asumir pérdidas, lo que permite que los accionistas y prestamistas a bancos fallidos pierdan sus inversiones, pero a cambio los nuevos bancos y aquellos que supieron medir sus riesgos puedan comenzar a prestar dinero a la economía una vez más. Y lo que es mas, sin establecer ninguna carga de rescate sobre la población. Los bancos islandeses han sido reconstruidos con amplia y fuerte recapitalización, dando margen para la reestructuración de sus carteras de préstamos, y la economía real islandesa está creciendo con fuerza como resultado.

Sin embargo, una complicación adicional es que los bancos españoles o alemanes han vendido muchas acciones y deuda bancaria a la gente de a pie, y los políticos están también intentando evitar imponer cuantiosas pérdidas al público en general con el fin de evitar la ira generalizada que provoca. La lenta pero inexorable reducción en el nivel de vida de los habitantes españoles es sin duda un precio mayor que las perdidas que sus acciones o bonos preferentes les puedan ocasionar, pero ni ellos lo saben ni nadie va a pr

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>