Páginas

Tiempos revueltos

El trading se hace cada día más difícil, puesto que los indicadores que antaño daban señales bastante claras, se han vuelto ahora bastante opacos. No es de extrañar, pues estamos viendo datos extremos en todos los mercados, crisis financiera, bancarrotas corporativas, derrumbamiento en algunos mercados inmobiliarios y una renta variable en plena tendencia bajista. El aliento del mercado apesta.

El problema para los que buscamos inversiones es que por un lado el fenómeno es global, por lo que no hay mercados inmersos en su propia burbuja, y por otro lado los movimientos han sido tan bruscos que en cualquier momento se podrían dar rebotes de la misma intensidad. Personalmente, después del cierre de anoche en Wall Street, hubiera esperado que el oro estuviera rondando máximos en los 1032, pero sin embargo la acción de precio no está mostrando tan fuerte como la opinión de los expertos, y el oro se mantiene sobre los 990.

Dando un paso atrás y evaluando la situación con calma, en estos momentos el dólar es la única apuesta que se me pasa por la cabeza. En anteriores comentarios de mercado siempre he mencionado la falta de atractivo de las acciones debido al estancado crecimiento global, a su vez derivado de los problemas que han tenido y van a seguir teniendo las instituciones financieras. Está claro que el tema está lejos de haber sido resuelto, por lo que el miedo seguirá reinando por los mercados por un buen tiempo. También he hablado muchas veces de la importancia que tendrá el mercado inmobiliario (en particular el de Estados Unidos) como indicador adelantado del restablecimiento de la economía, un mercado que de momento no da señal de vida alguna.

Estoy seguro de que Geithner, el nuevo secretario del Tesoro en Estados Unidos, quiso entrar pisando fuerte y limpiar toda la basura de la balanza de pagos de los bancos. Pero en cuanto abrió la caja de Pandora le temblaron las piernas. El coste era astronómico y ni Mr. EE.UU. se lo podía permitir. AIG ha dejado caer que posiblemente anuncie unas pérdidas de 65.000 millones de dólares para el Q4. Si, para el cuarto trimestre, así que no estamos hablando de agua pasada. Y Citi no estaría muy lejos si no llega a ser por el dinero de los contribuyentes. Por otro lado, puede que el Tesoro americano se haya cansado de inyectar en Citigroup, así que lo que en el 2007 valía 57 dólares, en el 2009 puede seguir caro a 2,21.

El Ibex, el Dow, el S&P… todos han roto mínimos. El problema es que los cazadores de gangas y esos optimistas eternos que trabajan como analistas en los bancos están empezando a entender la situación. Que “el salvador” Obama en un tipo pro-activo es innegable, pero los mercados necesitan detalles. Claro que al menos están intentando hacer algo. Ahí tenemos a la Europa del avestruz con la cabeza cada vez más enterrada. Si añadimos que los bancos europeos están metidos hasta las cachas en los problemas del este de Europa, y me sorprende que entre uno y otro el Euro aún no se haya llevado un buen batacazo.

Mirando todavía más al este, Japón parece inmerso en una pesadilla económica, y dada la coyuntura no parece que pueda permitirse un yen más fuerte, lo cuál es algo que yo esperaba para el 2009. Del mismo modo, mi visión del yen como valor refugio ha perdido bastantes enteros. De todas formas, a menos que estén comprando dólares de forma encubierta, quizás se encuentren con el USDJPY de vuelta hacia los 90.00 al son de la repatriación de capital hacia finales de año. Sobre todo si el Nikkei rompe los 7.000.

En definitiva, y a falta de un cambio fundamental de expectativas, añado a mis posiciones bajistas en el EURUSD (1.2810), el AUDUSD (0.6475) y el EURGBP (0.8811).

2 comments to Tiempos revueltos

  • Astaroth

    Pues yo creo que ya hemos visto suelo en el Euroyen, tiempo al tiempo.

  • Sin duda son tiempos difíciles, sobre todo para trading a corto plazo. Sin duda prefiero ampliar un poco la duración de las entradas y la visión del mercado cambia completamente.

    Hay mucha volatilidad, y parece que todo el mundo vé suelos continuamente, lo que sucede es que se baja al sótano, y después al sótano 2, y al sótano 3…, al final no sabemos dónde hemos dejado el coche.

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>